Qué aporta una configuración de GA4 profesional

Uno de los problemas que hemos tenido todos al entrar en contacto con Google Analytics es el desconocer su verdadero potencial. Desde Google se nos habla de los beneficios de la medición mejorada y de GTM, sistemas que, sin esfuerzo alguno, todo lo pueden. En un mundo que todo tiende a la automatización, el mensaje de fondo que recibimos es: «instala el código de seguimiento y ya estarás midiendo». Midiendo sí, pero ¿midiendo qué? Esa afirmación que nos hacen es cierta: Con un simple corta y pega vas a disfrutar de medición de sesiones, usuarios, páginas vistas y con la «medición mejorada» de GA4 sumarás scrolls, outbound links y descargas de archivos. Pero ¿es eso lo que quieres medir? O mejor aún ¿es eso en lo que tu negocio necesita fijarse para mejorar? Utilizar un GA con instalación por defecto es el equivalente a decir que eres experto en Excel y solo saber rellenar datos de una plantilla ya formulada por otro, que además bajaste de internet y que tiene todas las fórmulas ya hechas. No estás usando Excel. No estás usando Google Analytics. Una configuración profesional de Google Analytics (aka GA4) adapta la herramienta, y con ella sus datos a lo que necesita tu negocio. Acabarás disponiendo de un activo digital capaz de decirte qué quieren y consumen tus usuarios y, lo más importante, de aportarte la información necesaria para mejorar tu negocio cada día. Además lo hará en el lenguaje y variables en los que se mueve y comunica la empresa.

¿Cómo transformo Google Analytics en un activo real para mi negocio?

Para ello se debe desarrollar un pequeño proyecto sobre el negocio y la configuración e implementación de GA. A estos proyectos nosotros los llamamos «Revisión y adecuación de mediciones», pero los podrás encontrar como «planes de medición», «configuraciones de GA» o simplemente «auditorías de GA». El nombre no es lo importante, sino más bien el contenido y los trabajos realizados en ese proceso, y ahí siento decirte que no todos hacemos el mismo trabajo (y por lo tanto los resultados y costes que puedes esperar de una propuesta de este tipo son muy variables). Nuestro proceso es la culminación de un aprendizaje de más de 10 años en el que poco a poco hemos ido añadiendo y organizando las piezas de lo que deberíamos hacer con un cliente para profesionalizar su uso de Google Analytics. Pero más allá del proceso que seguimos,que seguro que sigue cambiando y mejorando, lo que si tenemos 100% claro es lo que debe permitirte hacer para que aporte un valor real al negocio más allá del querer hacerlo bien. A continuación vamos a listar y explicar los 10 objetivos que creemos que debería perseguir si o si una propuesta de profesionalización de Google Analytics.

1. Orienta la herramienta totalmente a impulsar tus objetivos de negocio.

La configuración de Google Analytics no parten de tu web o tu app sino de un foro personal en el que se define qué quiere conseguir la empresa, qué decisiones y preguntas deberán apoyarse en datos y cuales serían los datos ideales para responder a cada pregunta. Con el conocimiento de los stakeholders, construimos un Google Analytics centrado en obtener insights relevantes para las acciones y estrategias que desarrolla la empresa. No se trata de medir un poco de todo, sino de controlar al detalle lo que más afecta a tus objetivos. De esta forma podrás adquirir conocimientos clave de tu negocio y construirás vías para impactar en tus KPIs.

2. Facilítate a ti y a tu equipo el trabajo de análisis en tu día a día.

A los datos hay que acudir a mirarlos no a pelearse con ellos. Una buena configuración de GA4 dispondrá de campañas y URLs pero hará que no necesites mirar esa información. En su lugar dispondrás de la capacidad de analizar la información de forma directa: tal cual como la necesitas en tus informes. En este sentido, en IKAUE, abogamos sobre todo por facilitar el proceso de análisis de Macro a Micro para cada parcela de tus datos. En la capa macro las segmentaciones globales y los KPIs principales te permitirán controlar cada foco de trabajo con muy pocos indicadores. Podrás controlar el global y detectar dónde y cuándo ocurren problemas y oportunidades. Tipologías de páginas y categorías en lugar de URLs. Canales en lugar de campañas. Mercados y clusters de usuarios en lugar de países y mil datos tecnológicos y demográficos.